Portal para gays y lesbianas que ofrece información de la actualidad gay

Efectos extraños después del sexo

Se supone que después de tener una buena sesión de sexo, con orgasmo incluido, deberías sentirte en las nubes, pero no para todas las personas es así. Existen dos efectos extraños que lamentablemente rompen con cualquier momento de placer post relación sexual.

Algunas mujeres sufren de “Tristeza o depresión post coito”, ¿qué es eso? Pues resulta que algunas chicas después de tener sexo, y estando la relación con su pareja en perfecto estado, suelen caer en un profundo sentimiento de desconexión. Pueden incluso comenzar a llorar o tener angustia, al grado de no volver a querer tener sexo de nuevo.

¿Por qué?

Algunos estudios dicen que ese efecto extraño se relaciona con la fase del ciclo menstrual en la que se encuentre la mujer. Normalmente suele ocurrir cuando se acercan los días de menstruación, o sea el famoso SPM (Síndrome Premenstrual), que es cuando las mujeres suelen sentirse más vulnerables. Y si eso se complementa con una educación que señala al sexo como algo malo, pues entonces comienza el sentimiento de culpa. Obviamente hay que tener en cuenta muchos otros factores, es por eso que la comunicación en la pareja es muy importante.

En el caso de los hombres existe un efecto extraño llamado P.O.I.S (Post Orgasmic Illness Syndrome) que les provoca dolor o malestar después de tener un orgasmo.

¿En qué consiste?

Se ha encontrado que algunos hombres son alérgicos a su propio semen. Sí, aunque no lo creas aquellos hombres, tras eyacular, experimentan síntomas muy parecidos a los de una gripe, o sea dolor de cabeza, cuerpo cortado, incluso ojos llorosos y congestión nasal.

Otro efecto extraño que en esta ocasión les puede suceder a ambos sexos, es el dolor pélvico después de tener relaciones sexuales. Y no tiene que ver con una mala ejecución, porque aunque todo haya salido perfecto, el dolor aparece principalmente en las ingles.

¿Por qué?

Porque la tonicidad muscular de la zona no está trabajada. Es decir, si tienes una vida sedentaria es completamente normal que esté adolorida después de ejercitarla, cosa que haces con el sexo.

Si padeces de alguno de los síntomas anteriores no te preocupes, siempre hay alternativas para mejorar el sexo con tu pareja.