Comunidad LGBT explota cuando incluyen franja negra a la bandera gay

La oficina del Alcalde para Asuntos LGBT en Filadelfia presentó la iniciativa de incluir a la bandera gay una franja negra y otra café para visibilizar la discriminación hacia las personas de piel oscura.

Amber Hikes, una mujer lesbiana afroamericana y activista LGBT, es quien encabeza la oficina y la campaña presentada en 2017, con el objetivo de combatir el racismo dentro de la comunidad en la ciudad.

También puede interesarte: Equipo de fútbol estrena uniforme con los colores de la bandera gay

En ese momento aumentó el registro de ataques de esta índole en lugares de encuentro LGBT, lo que provocó manifestaciones para que el ayuntamiento tomara cartas en el asunto.

“Necesitábamos algo que pudiera documentar las conversaciones que estamos teniendo, y realmente para hacer una promesa a las personas de color LGBTQ, específicamente, para decir que sus preocupaciones no van a desaparecer ni seguirán siendo ignoradas”, explicó Amber.

Luego de que el ayuntamiento consultara con una empresa de publicidad, agregar dos colores más a la bandera gay fue la campaña que surgió como respuesta ante los reclamos.

La imagen fue presentada en un evento realizado en la alcaldía titulado ‘Más color, más orgullo’, y fue muy bien recibida por la comunidad LGBT en Filadelfia, pues el objetivo era concientizar a la sociedad sobre el racismo y la violencia.

Sin embargo, la noticia llegó a los medios de comunicación sin todo el contexto, por lo que mucha gente se molestó al ver modificado un símbolo que durante tanto tiempo los ha identificado.

Una segunda oportunidad para más colores en la bandera gay

Para este año el comité organizador de Manchester Pride en el Reino Unido decidió retomar la idea de esta bandera con ocho colores. La incluirán en la marcha del Orgullo en la ciudad británica como una forma de solidarizarse con las personas LGBT de color.

Aún así, siguen surgiendo opiniones contra esto, sobre lo que Amber ha asegurado que no buscan restar identidad a nadie, además de que durante las marchas se han visto otras modificaciones más drásticas de la bandera gay ante las que no se han mostrado ofendidos.

“Esta es una oportunidad perfecta para detenerse y pensar ¿Por qué te molesta esto? ¿Tuviste esta misma reacción con otras banderas? (…) Este trabajo es difícil, es agotador. Y particularmente agotador cuando eres miembro de múltiples grupos marginados. Necesitamos aliados, necesitamos cómplices en este trabajo porque si no lo hacemos juntos, no se va a hacer. Somos todo lo que tenemos”.

También podría gustarte