Portal para gays y lesbianas que ofrece información de la actualidad gay

Lambda pide que la transexualidad no se considere una enfermedad

En el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la OMS sigue considerando la transexualidad como una patología, lo cual, según Viktor Navarro, Coordinador del Grupo de Identidad de Género y Transexualidad del Col·lectiu Lambda de Valencia, es “la tutorización de la diversidad de género, suponiendo un ataque contra el derecho al libre desarrollo de la personalidad”.

En 2015, la OMS publicará de nuevo su catálogo actualizado, por lo que según Navarro, “no podemos parar nuestra presión para que esta institución de ámbito internacional elimine las identidades trans de la lista de enfermedades, porque la verdadera enfermedad se llama transfobia, y no es más que el odio irracional que sufrimos a diario las personas transexuales y que la OMS, de manera indirecta, alimenta con ese catálogo de enfermedades. 

La OMS tiene que reconocer la diversidad, como ya hiciera en su momento con la eliminación de la homosexualidad del listado de enfermedades”.

Por ello, y para hacer extensibles a toda la sociedad las demandas del colectivo trans, Lambda ha preparado varias actividades durante este mes de octubre, destacando una performance en la Plaza de la Virgen de Valencia el sábado 19 de octubre a las 12 horas, coincidiendo con el Día Internacional de la Acción por la Despatologización Trans, donde los espectadores podrán explorar y redescubrir la diversidad de género participando del evento.

Lambda busca, a través de estas pequeñas acciones, simbólicas pero colectivas y visibles, que se oiga la voz trans, que reclama que en este nuevo catálogo se elimine dicha identidad de la lista de enfermedades mentales. Mar Ortega, Coordinadora General de Lambda, lanza una invitación a la sociedad valenciana, a los partidos políticos, sindicatos y a las entidades sociales “a sumarse de forma solidaria al acto del sábado 19 por la defensa de la igualdad en derechos de las personas trans, ya que el catálogo más peligroso es el de una sociedad en la que lo no normativo no puede nombrarse”.