‘Els 5 Qk’s’: una joya oculta del cine marica de la transición

Alberto Berzosa ha realizado una ingente labor de arqueología cinematográfica para recuperar la figura de uno de los colectivos cinematográficos más militante, más underground…y más desconocido de nuestro pasado más reciente.

El grupo tuvo su sede en Barcelona. Estuvo compuesto por cinco miembros y su periodo de actividad tuvo lugar desde 1975 hasta 1986 (aunque su periodo más prolífico tuvo lugar entre 1977 y 1980 cuando rodaron alrededor de 18 películas).

Entre sus producciones nos encontramos con todas las variedades del mundo del cine: cortos, medios y largometrajes…todas realizadas de manera cooperativa (todos los miembros del grupo colaboraban en la producción, guión, vestuario…) e invirtiendo el dinero que los miembros del grupo conseguían en trabajos ajenos al cine.

Las principales inquietudes temáticas del grupo están estrechamente relacionadas con el colectivo LGTB. ‘Els 5 Qk’s’ utilizan diferentes discursos: crítica del sitema patriarcal, exposición de los diferentes tabús sexuales de la sociedad occidental, atacan de manera frontal al machismo y reclaman un hueco para la figura del travesti.

Viril Vs afeminado

España vivió una explosión de libertad tras la muerte de Franco. El colectivo LGTB, que había sido perseguido y señalado de manera sistemática durante los infaustos años de la dictadura franquista, también abrazaba el espacio de libertad que ofrecía la incipiente democracia y a lo largo de nuestra latitud surgían las primeras asociaciones dedicadas a luchar por los derechos de esta comunidad.

Entre los nuevos discursos del colectivo LGTB, finalmente terminan triunfando dos: el discurso apocalíptico y el discurso integrado. Cada opción tenía su propia visión del colectivo LGTB. El discurso del integrado abogaba por el homosexual viril, el que pasa desapercibido entre la sociedad, mientras que los apocalípticos se decantaban por acentuar las diferencias del colectivo.

‘Els 5 Qk’s’ pertenece al discurso apocalíptico. El grupo apuesta por un modelo homosexual contrario al viril. Apuestan por un patrón radical, libertario, apostando por la asimiliación, evolución y visibilidad del colectivo LGTB para oponerse a los patrones heterosexuales y liberar a la figura del homosexual de los prejuicios la moral mayoritaria.

De este modo glorifican al travesti y la pluma. Sus producciones están impregnadas de una gestualidad amanerada y exagerada, diálogos radicales y escenas en las que se consigue incomodar al espectador.

El grupo trata de apropiarse de elementos heteros para reinventarlos desde un punto de vista queer. Se apropian de la cultura popular española y hollywoodiense con el objetivo de darle una vuelta y criticar estos clichés…así, sus obras se llenan de galanes exagerados (con el ánimo de criticar el machismo), de actuaciones rimbombantes, de melodramas románticos de Corín Tellado adaptados en clave gay.

La recuperación del grupo nos ha permitido recuperar y valorar joyas como ‘Cucarecord’ (corto de 9 minutos en el que se parodian anuncios de la época), ‘Buscando el camino de tu amor’ (medio de 54 minutos en el que se incide en la lacra del machismo) y ‘También encontré mariquitas felices’ (posiblemente su mejor obra, en la que creaban una polémica banda terrorista que bajo el nombre de ‘Mariconas street band’ iban cazando homófobos)…y, sobre todo, nos ha servido para recordar un fogonazo (militante y radical) que ya forma parte de la historia del cine LGTB de nuestro país.

También podría gustarte