Drunkorexia: suena raro pero es real. ¡Ten cuidado!

¡Cuidado con la Drunkorexia! ¿No sabías? Hay quienes cuentan las calorías de sus bebidas para empedarse más rápido.

¿Suena raro? ¡Sí! Pero es real: La drunkorexia es el término no médico que se refiere a una nueva tendencia que está creciendo cada vez más sobre todo entre los chicos universitarios. Describe principalmente una combinación de alcohol con conductas relacionadas con la restricción de alimentos, el ejercicio excesivo o los atracones y purgas.

Es un patrón complejo de comportamiento relacionado con la bebida que tiene lugar antes, durante y después de un evento en el que se va a consumir alcohol. El profesor Dipali V. Rinker es uno de los principales investigadores de esta nueva tendencia, pertenece al departamento de psicología de la Universidad de Houston.

El objetivo principal de las personas que padecen drunkorexia es el de conseguir un estado de embriaguez de forma más rápida de lo habitual, y ponerse perdidos en tiempo récord, restringiendo previa y posteriormente a un evento festivo la ingesta calórica, provocando así que el alcohol llegue antes al torrente sanguíneo.

Rinker presentó esta investigación en el 39º congreso anual de la Sociedad de Investigación sobre el Alcoholismo en Nueva Orleans del pasado 25 al 29 de junio de 2016. Los resultados potenciales pueden incluir una menor inhibición que podría llevar a consecuencias más negativas relacionadas con el alcohol.

El hecho de restringir el consumo calórico previo a una ingesta alta de alcohol puede conllevar a una serie de problemas, entre ellos, el agotamiento de vitaminas y minerales en el organismo que luego puede acarrear distintos problemas de salud.

Además, esta moda luego puede conllevar a otros trastornos alimenticios como bulimia, anorexia o realizar un exceso de ejercicio físico que puede acarrear problemas bastante graves para el cuerpo.

Además de la cantidad o frecuencia del consumo de alcohol, la manera en la que los estudiantes de este estudio beben, aumenta el riesgo de tener otros problemas más graves de conducta alimentaria.

Beber alcohol no es bueno, pero si además afecta a nuestra conducta alimentaria, es más grave, así que es interesante ser conscientes de esto y en la medida de lo posible vivir de forma saludable realizando ejercicio físico diario y manteniendo una alimentación saludable.

También podría gustarte