5 mitos sobre los gays activos

El término pasivo se utiliza  para referirse al rol que desempeña una persona durante el sexo. En este caso se trata de aquél o aquella que penetra en el sexo anal o  vaginal en relaciones lésbicas.

En torno a la sexualidad hay una infinidad de mitos, para acabar con ellos o diferenciarlos, no basta con identificarlos  pero es un primer paso, por ello creamos una especie de top con los 5 mitos más escuchados sobre los ‘activos’.

Los activos son “más hombres”

Mentira. En primer lugar ser gay no hace menos hombre a nadie. Este mito se basa en que, el que penetra es quien domina y quien domina por ende es “más hombre”. El rol en la sexualidad nada tiene que ver con el género, una persona gay activa puede ser femenina y viceversa.

Tienen el pene más grande que los pasivos

Para nada. Si alguien elige dicho rol sexual no es por el tamaño que tenga su pene, simplemente le gusta, se acomoda y así una infinidad de posibilidades. Además en una pareja no es cuestión de competir por ‘quién la tiene más grande’ y menos que eso influya en quién penetra y quién no.

Los activos nunca se dejan penetrar

Entre parejas o encuentros casuales siempre se puede llegar a un acuerdo. No es que si alguien decide ser activo, jamás quiera experimentar placer de otra manera.

Los activos no son gays

La homosexualidad es independiente de los roles sexuales. Tanto ‘activos’ como ‘pasivos’ pueden ser o no ser homosexuales, asimismo hay hombres que gustan de ser penetrados o penetrar y eso no los convierte en gays automáticamente.

¿Conoces más mitos? ¡Cuéntanos!