Aprende a salir del clóset por segunda vez

Okay, después de una serie de dificultades lograste armarte de valor y romper las puertas de ese clóset que tanto te asfixiaba. ¿Y ahora? ¿Existe un manual que te diga cómo vivir tu vida plenamente después de salir del clóset? Por supuesto que no, y esto se debe, en gran parte, a que ni siquiera existe una guía de educación sexual para la comunidad LGBT.

La adolescencia es una de las etapas más complicadas en la vida de las personas, sin importar su orientación sexual. Así que cuando un chico o chica deciden salir del clóset en esta etapa, se enfrentan automáticamente a dos flancos nada sencillos que les harán la vida confusa.

Por un lado el heteropatriarcado te dice “puedes ser gay siempre y cuando tengas tus límites muy claros, y no hagas mucho escándalo. Ah, y sobretodo, para ser aceptado debes acatar las reglas de monogamia y matrimonio como cualquier pareja”. Pero debemos admitir que el mundo gay tampoco suele ser tan amigable con sus nuevos miembros.

El segundo clóset se refiere precisamente a aquel momento en el que aprendes a lidiar con ambos mundos y tomas las riendas de tu vida, especialmente en cuanto a sexualidad se trata.

Ya que en la escuela nadie nunca enseña sexualidad para personas homosexuales, uno de los grandes retos que debes superar es conocer primero tu cuerpo y luego identificar aquellas sensaciones con las que te sientes bien, y aquellas que es mejor evitar. Después comenzar a abrirte a las miles de posibilidades sexuales que el mundo gay tiene para ti.

No intentes forzar tu masculinidad o feminidad por los patrones clásicos de la sociedad, ni digas que sí con los ojos cerrados a prácticas gay con las que no te sientas del todo a gusto. Es muy complicado, pero sólo así vas a poder descubrirte de nuevo y comenzar a construir tu identidad plenamente.