No habrá ningún veto a la bandera gay en el Mundial de Rusia 2018

Rusia, uno de los países más homofobos será la sede para el Mundial del 2018, donde hasta 1993 la homosexualidad era considerada un delito y la discriminación es aún generalizada . Sin embargo organizaciones y autoridades han buscado que los derechos LGBT sean respetados durante el campeonato.

De hecho el jueves el principal funcionario del país encargado de combatir la discriminación en el futbol, ha expresado que los espectadores podrán ondear banderas de arcoíris, el principal símbolo gay durante la copa del mundo.

Ver también: Indigna guía de los peligros en el Mundial de Rusia 2018 para la comunidad LGBT

Además Alexei Smertin, dirigente de la federación rusa de futbol y embajador del Mundial, dijo que los fanáticos no serán afectados por la ley rusa que prohíbe la ‘propaganda’ homosexual dirigida hacia menores de edad.

“Definitivamente no habrá ningún veto a los símbolos del arcoíris en Rusia. Es claro que pueden venir acá y no serán multados por expresar sus sentimientos”, dijo Smertin en una conferencia de prensa en Moscú para discutir los problemas de racismo y discriminación en el futbol.

Por otra parte el ex mediocampista de la selección de Rusia y de Chelsea agregó que es improbable que los fanáticos gay tengan problemas con las leyes rusas.

“La ley tiene que ver con la propaganda dirigida a los menores… imagino que nadie va a ir a hablar a las escuelas”, indicó.

En el Mundial la comunidad LGBT será protegida y bievenida

Esto fue aplaudido por la red FARE (Fútbol contra el racismo en Europa), que asesora a la FIFA sobre asuntos de discriminación.

“Está ofreciendo garantías, y creo que al final es todo lo que la gente quiere”, dijo la directora ejecutiva de FARE, Piara Powar, a The Associated Press. “La gente quiere saber que puede venir acá y que estarán seguros, que serán protegidos, que son bienvenidos”.

Recordemos que en Rusia se aprobó una ley que prohíbe la propaganda homosexual entre menores de edad en 2013, sin embargo esta medida ha sido considerada como una manera de censurar y prohibir las manifestaciones homosexuales en espacios públicos.