El VIH podría dejar de ser una amenaza de salud pública para el 2030, según ONUSIDA

El año pasado, se alcanzó un hito histórico, debido a que por primera vez más de la mitad de las personas que viven con VIH en el mundo logró acceder a la terapia de nuevos fármacos antirretrovirales (ARV), de acuerdo en un reporte de ONUSIDA.

Incluso a junio del 2017 unos 21 millones de personas recibían el tratamiento ARV que prolonga sus vidas, esto quiere decir que en los últimos cinco años la cantidad de personas que acceden a la medicación casi se duplicó, aseguró el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida.

Sin embargo la enfermedad, que ataca al sistema inmune y lo vuelve más susceptible a la enfermedad, sigue siendo una importante causa de muerte en todo el mundo.

Los pasos de ONUSIDA para la lucha contra el VIH

Entre los pasos necesarios para mantener el ritmo de la lucha contra el VIH y acabar con la enfermedad como una amenaza a la salud pública para el 2030, están el desarrollo de nuevos fármacos antirretrovirales (ARV) y el uso de la tecnología para un diagnóstico temprano, indicó ONUSIDA.

De hecho la expansión mundial de la terapia ARV fue el principal factor detrás de la reducción del 48% en la cantidad de muertes por enfermedades ligadas al sida, desde un pico de 1.9 millones en 2005 a 1 millón en 2016.

A nivel mundial, Sudáfrica lidera con 4.2 millones de personas en tratamiento, seguido de India, Mozambique y Kenia, con más de 1 millón.

La vanguardia en ARV

Los nuevos ARV de primera línea, como dolutegravir, que produce menos efectos colaterales y suprime la carga viral más rápidamente, ayudará a los países como Sudáfrica a ahorrar dinero y tratar a más personas, dijo el ministro de Salud sudafricano, Aaron Motsoaledi, durante la difusión del reporte.

Lee también: ¿Cómo protegerte del Sida? Conoce estos importantes tips

 

 

 

También podría gustarte