Profesor neoyorquino es suspendido tras hablar sobre la diversidad de género

No es de sorprender que con un presidente que continuamente promueve el odio y la discriminación en sus dementes discursos, Estados Unidos se encuentre en una crisis de retroceso social como la que demuestra el hecho de que un profesor de secundaria en Nueva York fuera cesado por debatir el tema de la sexualidad y la identidad de género, tras lo cual, varios padres se quejaron y consideraron que la charla que dio a los alumnos era totalmente inapropiada.

Dicha charla incluyó la participación del Pride Centre of the Capital Region, un centro comunitario LGBT de la ciudad de Nueva York que asegura el bienestar de todas la personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales o que se identifican como queer, así como cualquier persona que sufra discriminación basada en el género, identidad o forma de expresarse.

La exposición fue dirigida a alumnos entre 12 y 16 años, y en ella se trataron varios temas, se explicó lo que significaba cada uno de los términos LGBT y que el hecho de ser transexual o identificarte con otro género que no es el “socialmente aceptado” no está mal. Fue justo esto lo que enfureció a los padres, que se levantó en protestas contra el colegio hasta que cesaron al profesor.

Ante esto, el centro comunitario ha mostrado su indignación asegurando que en sus 12 años de historia nunca un colegio se había quejado de sus charlas. De hecho, recuerdan firmemente que esas charlas salvan vidas, pues muchos de los jóvenes a los que van dirigidas estas actividades son niños LGBT pero no cuentan con apoyo en casa o en sus amigos. Por eso, saber que no son raros, ni diferentes, ni están llevando un estilo de vida erróneo, les puede ayudar a salir del agujero por el que pasan todos los adolescentes LGBT y que a muchos termina presionandolos hasta el suicidio.

Debemos recordar que la educación sexual y de género es imprescindible para los adolescentes si queremos formar una sociedad incluyente y en la que no se oculte la información por miedo o prejuicios. Por mucho que los padres homofóbicos se escandalicen con este profesor o cualquier otro que busque dejar una huella positiva en los jóvenes, la cosa no va a cambiar, y si sus hijos son LGBT, necesitan saber que no están solos. Y si son heteros, necesitan entender que el respeto y la tolerancia son valores que todos debemos tener para vivir felices y en paz.