Esta familia homoparental está siendo perjudicada por un limbo legal entre Inglaterra Y francia

Mientras se acerca su décimo aniversario de bodas, Leandro Barreto y François Souyri se encuentran atrapados en un confuso limbo legal entre los gobiernos británico y francés, el cual los obliga a divorciarse si quieren contar con derechos legales. Y esta familia homoparental no es la única afectada. Más de una docena de parejas homosexuales se encuentran en la misma situación sin encontrar una salida.

Leandro y François, quienes son los padres adoptivos de un niño de 6 años, decidieron mudarse a Francia, tierra natal de François, pero se vieron sumergidos en un conflicto entre ambos gobiernos, pues aunque el matrimonio homosexual es legal en ambos países, se encuentran en una grieta entre los dos sistemas legales, la cual deja a esta familia homoparental en una situación legal bastante incierta.

El asunto se complica para la pareja, pues ante la falta de reconocimiento de su matrimonio entre los gobiernos mencionados, invalida la adopción de su hijo en suelo francés dejando al pequeño sin derechos legales en ese territorio.

La raíz de todo este enredo, surge al legalizarse el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2014, hecho tras el cual se ofreció a las parejas en asociaciones civiles la oportunidad de ‘convertir’ sus parejas en un matrimonio. Bajo este proceso, a las parejas se les dieron certificados de matrimonio anteriores a la fecha original de su matrimonio sin una ceremonia.

Pero las conversiones entran en conflicto con la forma en que el matrimonio está legalmente conceptualizado en otros países. En Francia, los matrimonios legalmente reconocidos deben haber tenido una ceremonia de boda con testigos, y el certificado de matrimonio debe reflejar la fecha de la boda misma. Esto significa que los matrimonios retroactivos del Reino Unido son fundamentalmente incompatibles con la ley francesa, y los funcionarios franceses se declaran incapaces de reconocerlos.

Sólo cabe esperar que la situación se aclare y esta familia homoparental logre resolver legalmente su situación sin la necesidad del divorcio, que no simboliza ninguna solución para ellos ni los otros afectados.