La ciencia busca descubrir la causa de la homosexualidad

Para los científicos, no basta con constatar. La razón de ser de su profesión es explicar el cómo, el por qué, el para qué. Y en este campo de investigación se ha invertido mucha neurona y se ha vertido mucha tinta en saber las causas de la homosexualidad.

Algunos expertos ven en la homosexualidad animal un simple desahogo, una distracción cuando faltan los miembros del sexo opuesto. Ésta es la conclusión de un estudio que investigó una colonia de pingüinos rey y de otro que analizó el comportamiento de los carneros. Un caso parecido sería el de las felaciones entre los osos pardos.

Pero más allá de esta posibilidad, durante décadas biólogos, antropólogos y psicólogos han debatido sobre la existencia de una razón evolutiva más profunda. Es decir, si se obtiene algún beneficio para la especie.

Una hipótesis sugiere que los individuos homosexuales podrían favorecer la supervivencia de las crías de sus parientes, al contribuir a su cuidado sin entretenerse en sus propios vástagos.

Pero según otra idea diferente, las relaciones del mismo sexo tendrían como finalidad la formación de alianzas estrechas que ayudan en la lucha y la competición por los recursos. “La conducta homosexual es una estrategia de supervivencia, no una estrategia reproductiva”, escribía el antropólogo Rob Craig Kirkpatrick.

Curiosamente, esta hipótesis trae a la memoria la Grecia clásica, donde había tropas de soldados formadas por parejas de amantes masculinos, como el Batallón Sagrado de TebasUn estudio reciente con un grupo de voluntarios descubría que esta llamada “afiliación” desempeña un papel entre las personas cuya orientación no es exclusivamente homosexual.

 

 

Ahora algunos científicos han logrado decifrar por qué el razonamiento de los hermanos mayores son mucho más enfocados y claros, además de que hay una gran probabilidad que los hijos menores tengan inclinaciones homosexules.

También podría gustarte