Esta es la escalofriante verdad detrás del uso del bótox, ¿te arriesgas?

Los daños podrían ser irreversibles y notarse en un periodo de mediano a largo plazo.

Ante la ola de negocios de belleza que aseguran que con cremas, tratamientos o hasta inyecciones recuperarás la lozanía de tu piel, el emporio del “buen ver” continúa creciendo y expandiéndose de manera inusitada.

Sin embargo, no todo es bueno en la industria, y es que de acuerdo con los reportes más recientes, hay verdades detrás del uso del bótox que aún no han salido a la luz y podrían traer consigo complicadas consecuencias.

El uso de la llamada toxina botulínica comenzó a raíz de las investigaciones que se hicieron en Alemania e Inglaterra al respecto de la carne podrida y las intoxicaciones alimenticias.

Pasaron casi tres siglos para que los estudios científicos descubrieran que dentro de esta letal toxina en realidad hay efectos terapéuticos que ayudan a cumplir con los estándares de belleza impuestos por la sociedad.

Fue en 1989 cuando el “bótox” logró entrar en la cadena de línea médica; sin embargo, este compuesto no se utilizó con fines estéticos, si no médicos: distonía cervical, incontinencia, sudoración excesiva o la migraña crónica.

La verdad detrás del uso del bótox: eficaz contra arrugas

Fueron investigadores de la Universidad de California los que lograron verificar que este compuesto funciona como un aliado contra la generación de arrugas.

A nivel mundial, la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética detectó que un 13.2% de los usuarios de esta técnica son hombres, mientras que el 86.3% son mujeres.

La razón por la que funciona de esta forma, es que la toxina que contiene, frena la transmisión de mensajes entre célula y músculo, provocando que este se relaje. De acuerdo con la ISAPS, Estados Unidos, España y México son los países con mayor consumo de botox.

Aún hay mucho qué estudiar sobre esta toxina

La investigaciones más recientes no han coincidido en la manera en la que se debe aplicar el botox de forma correcta, aún existe una disertación sobre las zonas donde debe ser aplicado.

Y es que otro de los factores que hace que la verdad detrás del uso del bótox se mantenga oculta es el hecho de que se han lanzado clínicas que no cuentan con la autorización necesaria, lo cual pone en peligro la salud de los usuarios.

Los especialistas advierten que cuando el bótox

 

 

 

También podría gustarte