Alerta, China ya no compra basura de otros países y el caos comienza

La contaminación a nivel mundial se está transformando en un problema que poco a poco acaba con el planeta.

Hace unas semanas se descubrió que en el mar hay una isla de desechos del tamaño de México, y no es extraño saber que ahora China ya no compra basura de otros países. Esta decisión tiene una importante razón por la que hay que realizar una reflexión seria a nivel mundial. 

En el pasado, era muy fácil que el potito de comida para bebé, una botella de agua o un envase de cualquier aderezo llegara a China para completar un proceso de “reciclaje” que se realizaba en aquel país. 

En la década de los 80, China se convirtió en un importante importador de residuos desechable, el ya famoso término de “patio trasero” de cientos de países a nivel mundial;  aunque en su momento recuperaban la basura para darle nueva vida, ahora el país asiático ya no quiere ser más la bodega de las potencias. 

Adiós al “yang laji”

En aquel país se decidió desde el 1 de enero que ya no recibirían más “yang laji” o “basura extranjera”; pero hay un aspecto importante detrás. China ya no compra basura de otros países porque impuso condiciones relevantes que ayudarán a hacer el proceso de reciclaje más eficaz.

De acuerdo con los informes, hay 24 tipos de restricciones que el país asiático impuso, y ees que los residuos sólidos deben estar bien separados y tratados. Aunque es una iniciativa importante, muchos países no cuentan con una educación del reciclaje y ya no saben qué hacer con sus desechos. 

Aspectos a corregir

La iniciativa de China para que ya no entren más desechos a su país tienen como finalidad que se evite el aumento de contaminación en el país.

 

“Durante mucho tiempo los países desarrollados, equipados y acomodados, han vertido su basura a los países en desarrollo, un fenómeno no se puede pasar por alto. Es un asunto moral que va más allá de cuestiones comerciales”, dijo Zhang Ming, representante chino para la agencia Xinhua.

China ya no compra basura y así afectó a España

Una cifra relevante es que, de acuerdo con las estadísticas, en 2017 España mandó casi 17 toneladas de desechos a China. Tras la prohibición, el número disminuyó drásticamente: solo casi 3 toneladas.

España ahora se encuentra con un problema de 14 toneladas de residuos más en sus vertederos.

También podría gustarte