¿Quieres averiguar que denota tu forma de dormir?

Si eres de los que se tira en la cama a sus anchas y te encanta ocupar todo el sitio con los brazos y piernas extendidos, eres un hombre con un espíritu de libertad impresionante. Adoras el confort y veneras la belleza ante todo.

También eres un verdadero derrochador, un poquito curioso y te gustan los cotilleos

La verdad es que dormir con los brazos debajo de la cabeza no es una postura bastante recurrida dada la incomodidad y el dolor de cuello que nos puede hacer.

Pues bien, para nuesto asombro dormir con los brazos en esta postura denota inteligencia y ganas de aprender, así que ya puedes empezar a coger esta postura.

Además eres una persona que se preocupa por la familia y tu gran problema es que eres demasiado exigente en el amor

Si eres de los que te gusta entrelazar tus piernas empieza a dejarlas mejor cada una por su lado. Y es que cruzar las piernas mientras estás dormido es de persona obsesiva.

No solo te cae ser obsesivo sino que también esta postura denota dificultad para aceptar los cambios. Tienes como prioridad la solidaridad y tu mayor cualidad es la tolerancia.

Dos buenas características teniendo en cuenta las anteriores

Es una de las posturas por excelencia cuando nos metemos en la cama porque además de ser cómoda es la postura con la que caes sin darte cuenta.

Esta postura además de ser confortable es también signo de que eres una persona que obtienes todos los éxitos que deseas tener y de los que te dispones hacer.

Por el contrario, dicen que las personas que duermen del lado derecho tienen tendencias al poder y la fortuna

Al contrario de la posición anterior esta postura te define como una persona completamente diferente.

Si eres de los que te gusta dormir sobre tu brazo eres gentil, político, sincero y amoroso. Como nadie es perfecto, deberías ser más seguro y aprender a aceptar tus errores e imperfecciones.

Aunque no te preocupes porque las otras cualidades juegan mucho a tu favor

Hay ocasiones en la que encontrar la postura para alcanzar el sueño te puede resultar algo difícil,. No sabes donde poner ni los brazos ni las piernas, pero finalmente acabas con una pierna estirada y la otra de lado.

Pues bien si eres de los que te pasa esto tu postura refleja que tienes tendencia a ser escandaloso y reclamar mucho. Evidentemente eres un puro nervio, por lo que ten cuidado y no hagas una tempestad de un vaso de agua

Son pocos los que suelen dormir con la cabeza debajo de la almohada pero los que recurren a esta postura se sienten de lo más protegidos.

Suele ser una muestra de sentirse muy macho en público pero más bien en el fondo eres tímido y frágil.

Tiendes a mantener un montón de secretos y sii tienes algún problema, lo guardas para ti mismo y no procuras ayuda

Cuando duermes en esta postura algo no va bien. Y es que suele ser un síntoma de depresión o de sentirse solo.

Eres un hombre indeciso y das la impresión de que el amor es un caso perdido en tu vida. Afortunadamente es una postura que se va perdiendo a lo largo de la noche, así que no te preocupes de lo más mínimo.

Fíjate en que posturas te despiertas y esa será la que te defina tal y como eres

También podría gustarte