Así reacciona tu cerebro cuando te enamoras

Estar enamorado es una de las sensaciones más emocionantes, pero ¿sabes que ocurre en tu cerebro mientras haces lo posible por no dejar escapar a las mariposas de tu estómago?

Te obsesionas

Las reacciones químicas que ocurren en el cerebro cuando uno se enamora son similares a las originadas por el trastorno obsesivo compulsivo.

Esto se da por una disminución de serotonina y aumento de dopamina; los efectos son muy similares a los ocasionados por algunas drogas.

Además la ‘hormona del amor’ aumenta el deseo sexual y crea la necesidad de estar cerca de la otra persona.

El corazón se acelera

Literalmente, el corazón late con mayor fuerza, especialmente cuando estás a lado de esa persona.

La liberación de dopamina, endorfias y oxitocina están relacionadas con la sensación de euforia, lo que provoca que el corazón se acelere.

De igual forma, el organismo libera adrenalina y noradrenalina, responsables del aumento de la frecuencia cardíaca.

Ves a la otra persona más atractiva

Otro efecto de la dopamina y la euforia es que veas a la otra persona mucho más atractiva de lo que realmente es.

Además, un estudio realizado por la Universidad de Nueva York demostró que en el periodo de enamoramiento, uno ve menos atractivas al resto de las personas.

Mejor circulación y sistema inmune

Cuando estás enamorado, y eres correspondido, una de las mejores partes son los besos; además de placenteros y una muestra de amor, también fomentan la frecuencia cardíaca y la temperatura.

Esto a su vez mejora la circulación sanguínea y estimula al sistema inmune. Además, la mezcla de salivas funcionan como una vacuna, pues inmuniza contra algunos gérmenes.

Por si fuera poco, los químicos liberados durante los besos provocan serenidad y tranquilidad.

Deseo sexual

Normalmente el deseo es mucho mayor al inicio de una relación, esto es (una vez más) por la liberación de dopamina, testosterona y estrógenos.

Además, cuando la primera experiencia es buena, el deseo también aumenta; así lo demostró un estudio del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca.

Esto debido a que las hormonas liberadas estimulan la parte del cerebro relacionado con las recompensas, prooduciendo una pseudoadicción para volver a experimentar el placer generado durante el sexo.

Músculos abdominales

A lo que le llamamos sentir mariposas en el estómago realmente es una reacción en el sistema nervioso central.

La adrenalina y el cortisol elevan sus niveles en el organismo, provocando que los músculos del estómago y el intestino se tensen.

A su vez, la serotonina y dopamina generan felicidad, lo que combinación con las reacciones en el abdomen generan una sensación de bienestar.

Lamentablemente esto no es del todo bueno, si se vuelve muy frecuente o no se controla puede desencadenar ansiedad.

También podría gustarte