Lo que espera la comunidad LGBT en Serbia de su primera ministra gay

El 18 de junio del 2017 Serbia, uno de los países más conservadores, hizo historia al designar a Ana Brnabic, mujer abiertamente lesbiana, como primera ministra. La noticia conmocionó a la sociedad, ya que también se convirtió en la primera mujer en ostentar el cargo.

A pesar de que Brnabic declaró que no desea ser conocida como “La primera ministra gay de Serbia”, y que prefiere que ser reconocida por su labor en el gobierno, la comunidad LGBT+ de Serbia ya puso sus esperanzas en ella para que la situación de homofobia y discriminación en el país balcánico cese, o por lo menos disminuya.

Y aunque la despenalización de la homosexualidad en 1995 trajo consigo mejoras legales, lo cierto es que hoy en día los prejuicios, la discriminación y los ataques homofóbicos siguen muy presentes en Serbia.

Algunas cifras de la ONG “Da se zna” (Que se sepa), dedicada a la defensa del colectivo LGBT+ dicen que en Serbia el 72% de esa población está en peligro de sufrir violencia psíquica y acoso, mientras que se ha confirmado que el 23% sufre violencia física.

Tan sólo en 2014 el activista homosexual Aleksandar Savic denunció que fue amenazado tras participar en la marcha gay del 2014 con insultos a través de sus redes sociales: “Te ahogaremos en sangre, mataremos a toda tu familia, violaremos a tus parientes”, fueron algunos de los insultos que recibió.

Por si fuera poco, algunos sondeos en Serbia han demostrado que seis de cada diez adolescentes consideran “justificada” la violencia contra homosexuales.

Cabe mencionar que la primera marcha gay en Serbia se realizó hace apenas 7 años, y que terminó en una auténtica batalla campal entre policías y activistas homófobos, que además de dejar un centenar de personas heridas, provocaron que el festejo se suspendiera por 4 años.

Lo que exige actualmente el colectivo LGBT+ en Serbia es lo que en 23 países del mundo es una realidad: el matrimonio legal entre personas del mismo sexo. Además de la erradicación de calificaciones peyorativas sobre los homosexuales en los libros escolares.

Así que la llegada al gobierno de Ana Brnabic como primera ministra en Serbia representa un hilo de esperanza para todas aquellas personas que han tenido que sufrir directamente las consecuencias de la homofobia como una actividad normal.

“La gente podrá ver todos los días a una primera ministra lesbiana, aunque esa no sea su única identidad. Como ella ha dicho, es también política, serbia, patriota”, declaró Efe Sparavalo, integrante de la ONG “Da se zna”.

 

También podría gustarte