El sexo con amor ¿Es realmente mejor que el sexo casual?

¿Qué prefieres? ¿Sexo con amor o la pasión del encuentro casual? Con el paso del tiempo, el tema del amor en la comunidad LGBT ha sido relacionado a la fugacidad. Para muchos, es común pensar que quienes pertenecen a lo que llamamos diversidad sexual sobreponen la idea del sexo por encima del amor. Incluso algunas personas creen que en el tema de la homosexualidad el amor es mucho menos común que en el espectro heterosexual, que la infidelidad es cosa de todos los días en el mundo LGBT por lo cual, no nos es posible tener relaciones duraderas. Esto, evidentemente es mentira.

Quizá lo que sucede es que, en este entorno, el entendimiento de las relaciones se aleja, en muchos casos, del tinte clásico del amor eterno, o del amor sin condiciones. Y es que al final del día, la duración de una relación amorosa no depende de la orientación sexual, sino del compromiso y de la convicción de serle fiel a lo que sentimos y a quien nos hace sentirlo.

Para muchos heterosexuales, encontrar a una pareja con quien vivir el resto de los días es algo básico para entender el mundo, incluso si se cae en el tema de la infidelidad, hay un peso social en el matrimonio heterosexual que establece un compromiso con la idea y no con los sentimientos. Si recordemos que los sentimientos cambian constantemente, quizá sería más sano liberarse de estos paradigmas predispuestos por una sociedad que censura el sexo casual y venera un sexo con amor que realmente ni siquiera existe.

Por otro lado, el que dos homosexuales decidan entrar en una relación monógama está muy bien. No debemos juzgar el entendimiento del amor dentro de las relaciones. Si dos chicos quieren vivir su relación rodeados de elementos que se asocian al llamado amor eterno y establecer un vínculo entre la actividad sexual exclusiva a la pareja, están ejerciendo su derecho a decidir cómo quieren vivir sus relaciones y su sexualidad.

A final de cuentas, somos seres químicos que buscamos encontrar la química con alguien más, por costumbre quizá,, por encajar en el espectro social del amor y las relaciones de pareja. Y es que el hecho de que el amor tenga tantos caminos para definirse, no significa que no exista. Lo que sucede es que hay tantas maneras de vivirlo que la idea del enamoramiento telenovelesco, del romanticismo idílico, se vuelve obsoleta. Por eso, disfrutemos el sexo, con amor o sin amor, mientras sea consensuado y nos haga felices.

comunidad LGBThomoseuxalsexo casualsexo con amor