Las 10 drogas más peligrosas que se utilizan en el Chemsex (maratones de sexo)

La filosofía principal de las personas que practican el Chemsex podría traducirse como “Hasta que el cuerpo aguante”, y es que el único objetivo es consumir drogas estimulantes o inhibidoras para mantener el mayor número de relaciones sexuales posibles en una sola sesión.

 

 

Esta peligrosa e inconsciente práctica que cada vez es más común, además de poner en riesgo la salud de los participantes debido a los efectos de las drogas combinadas, los expone a contraer enfermedades de transmisión sexual.

Te puede interesar: Mefedrona: ¿Qué es, cómo actúa y qué efectos secundarios provoca?

Según un estudio realizado por Stop Sida, las personas en Barcelona que más practican Chemsex tienen entre 30 y 40 años y cuentan con estudios universitarios. Uno de los datos preocupantes es que algunos de ellos tienen pareja, e incluso llegan a perder su trabajo por asistir a los encuentros sexuales.

De acuerdo a un estudio publicado por BCN Checkpoint, una de las organizaciones que diagnostica el 40% de los casos de VIH en Cataluña, son las siguientes drogas las que más se utilizan en el Chemsex:

Metanfetamina

Esta droga en dosis pequeñas es un poderoso estimulante que disminuye el sueño y el apetito, incrementando la actividad física. También puede causar problemas cardiovasculares y aumento de la frecuencia respiratoria. Una sobredosis de esta droga eleva la temperatura del cuerpo a niveles alarmantes, a tal grado de provocar hipertermia y convulsiones.

 

Cocaína

Esta droga estimulante altamente adictiva aumenta los niveles de dopamina provocando felicidad extrema y estado de alerta mental. En altas dosis eleva la temperatura corporal y la presión arterial. A largo plazo su consumo genera la pérdida del olfato, hemorragias nasales y deterioro de los intestinos.

 

Viagra

Este fármaco cuyo objetivo es solucionar la disfunción eréctil en su dosis recomendada no es mala, sin embargo algunas personas la combinan con éxtasis o cocaína para potencializar sus efectos, pues antes consumieron una cantidad excesiva de alcohol, así que no pueden tener erecciones.

 

Poppers

Esta droga sumamente popular en la década de los setenta por lo general se publicita como “sales de baño” o “aromatizadores de ambiente”. Contiene nitritos de alquilo en forma líquida que al inhalarse dilata los vasos sanguíneos, relaja los músculos, y produce un intenso sentimiento de alegría.

 

Marihuana

Mucho se ha dicho que la marihuana y el sexo son una excelente combinación, y aunque cada quien tiene una opinión distinta, lo cierto es que sigue siendo una de las drogas más utilizadas en el Chemsex. La ciencia dice que el THC estimula la liberación de dopamina, así que aumenta la libido y el placer sexual.

 

Éxtasis

Esta droga intensifica la sensasión de bienestar y hace que las personas tengan mayor extroversión, así como calidez emocional, sin embargo, en dosis altas puede producir hipertensión, desmayos, ataques de pánico, pérdida del conocimiento y convulsiones.

 

Anfetaminas

Esta droga es sumamente peligrosa para las personas que ya tienen problemas cardíacos, pues es un estimulante que acelera el corazón, aumentando la presión arterial. Además inhibe el hambre y hace que la persona se sienta alerta en todo momento.

 

Ketamina

La ketamina es un analgésico general que algunas personas utilizan como droga pues en altas dosis tiene el poder de ser un alucinógeno y calmante. En altas dosis produce inmovilidad, inconsciencia y amnesia, además de arritmia y convulsiones.

 

Mefedrona

Esta droga de diseño es un estimulante que acelera el ritmo cardíaco y produce un estado de alerta elevado, así como euforia. En dosis altas podría dificultar las erecciones.

 

GHB

Aunque se le conoce como “éxtasis líquido”, lo cierto es que esta droga no tiene nada que ver con el éxtasis ni con otras sustancias relacionadas con las anfetaminas. El GHB es un depresor del sistema nervioso que se utiliza como anestésico. La mezcla de GHB con alcohol ha sido utilizada en bares y discotecas para drogar a las personas e incitarlas a tener relaciones sexuales.

 

Fuentes: Infobae, BBC, National Institute on Drug Abuse