James Franco: un “provocador” que es un “poquito gay”

Todos sabemos que además de escribir, actuar, dirigir, producir y hacer música, James Franco es uno de los hombres más sexys de Hollywood.

A sus casi 40 años, el actor realizó una revelación que llamó la atención de todo mundo, especialmente de sus fans homosexuales, durante una cándida entrevista con la revista estadounidense ForTwoNine, aseguró ser “un poquito gay”.

“Me gusta coquetar con hombres y pensar que soy gay en mi arte y hetero en mi vida”, indicó James y agregó: “También aclaro que si ser homosexual o heterosexual se define por quien ‘te acuestas’, entonces me llamaría a mí mismo ‘provocador’, porque a mí la verdad es que eso no me importa: me importa la persona, no lo que tiene entre las piernas”.

Por lo demás, también apuntó que sabe que tiene mucho seguimiento LGBTQI y que le encanta, aunque puntualizó: “Creo que le dan mucha importancia a mi sexualidad. Tanto la prensa hetero como la prensa gay siempre me preguntan lo mismo y ¿realmente eso importa tanto? Bueno entiendo que soy una celebridad y quizá por eso les importa tanto con quien tengo sexo”, añadió.

Por último, el actor, que ha tenido relaciones de larga duración con mujeres, causó furor cuando dijo que quizá uno de sus mejores besos en pantalla fue en la cinta Howl, en la que interpretaba a Allen Ginsberg, el famoso poeta completamente homosexual, y que ese beso se lo dio para una escena el guapísimo astro de Broadway Aaron Tveidt (quien, por cierto, es übergay)… así que ya saben, a James Franco sedúzcanlo con la inteligencia, no importa si son mujeres, hombres o quimeras.