Toreros gays

0

Sergio P. Sanjuán / 12-9-2007

Fueron para nuestros abuelos lo que son los futbolistas en la actualidad y si vivieran en la época romana serían tan admirados como los gladiadores más sanguinarios.

Independientemente de la eterna discusión ‘toros sí, toros no’, el mundo del toreo en general y los matadores en particular despiertan el morbo de las profesiones de alto riesgo.

En los últimos días ‘Aquí hay Tomate’ se ha empeñado en sacar del armario a la mitad de los toreros españoles, ¿es posible que haya tanto gay dentro de este mundo? ¡Vamos a investigarlo!

El prestigioso espacio ‘informativo’ de la cada vez menos cadena amiga defiende este titular desde ya casi dos semanas: el cincuenta por ciento de los toreros son homosexuales.

A su vez explica que la razón por la que ninguno lo ha reconocido públicamente es por miedo a arruinar su carrera justificando que el toreo es una de las profesiones más cerradas y tradicionales.

Desde aquí no podemos evitar preguntarnos qué temerán los toreros gays si en su mundo es casi efectiva su mayoría, tal y como dice Telecinco

Como es sabido, ‘Aquí hay Tomate’ es un programa informativo de temas de interés general, ideal que explotan al máximo considerando por sus datos de audiencia que todo lo que sacan es interesante.

Antes que homosexuales, los toreros ya habían sido acusados de drogadictos y puteros, cosa que quedó demostrada cuando investigaron a unos cuantos, pero que previamente habían hecho común a todos ellos.

En esta ocasión ‘El Tomate’ vuelve a utilizar la homosexualidad con un objetivo amarillista, acusando de una cosa que no es delito pero que da el mismo y morboso juego que las cartas de amor de Encarna Sánchez

Cualquier rumor que se lanza desde ‘El Tomate’ y que se retroalimenta a través de la parrilla diaria de Telecinco se justifica fácilmente con el testimonio de cualquier personaje anónimo que ‘sabe algo’ porque pasaba por allí, le comentó una vecina o lo escuchó en la pelu.

En esta ocasión un tal Pedro, que presuntamente formó parte de la cuadrilla de Jesulín de Ubrique, es quien afirma que los toreros ocultan su identidad sexual por miedo a un castigo por parte del público y de sus compañeros.

Sin embargo, no debe temer mucho ser un represaliado más pues muy al gusto de la cadena adelanta unas misterioras iniciales: J.P.; M.C.; J.S.; C.S. y T.L

Desconocemos si las iniciales se corresponden con los nombre reales o artísticos de los toreros, pues en el escalafón del circuito taurino de este año sólo casan con un par de diestros muy poco conocidos.

Sin embargo el que ha sido principalmente señalado por el programa desde el principio ha sido Jesulín de Ubrique. Se le atribuye una relación homosexual con su primer apoderado, que fue posteriormente chantajeado por el padre del torero.

Considerando el gusto que parece que tiene con las mujeres -es decir, por todas ellas- cuesta mucho creerlo, aunque jugando con el ‘¿por qué no?’ siempre puedes aprovecharte del beneficio de la duda

Otro en el que ‘El Tomate’ ha posado sus ojos y lengua bífida es el matador Enrique Ponce. En lo que es un derroche de periodismo honesto y éticamente recto, se ha sugerido con su característico tono infame una posible relacción afectiva entre éste y el cantante mejicano Luis Miguel.

No estamos aquí para discutir si es posible o no, pero lo que está claro es que en ‘El Tomate’ ya se han columpiado bastante.

El diestro, molesto con las insinuaciones, ha tomado medidas con la cadena e instará a sus abogados a enviar un requerimiento a Telecinco para exigir ‘rectifique de forma inmediata’ por ‘faltar gravemente a la verdad’

Si se lucha por la visibilidad y el reconocimiento de los derechos de los homosexuales, también los medios de comunicación deben dejar de utilizar una doble moral con los temas que atañen a los colectivos LGTB.

Telecinco presume de ser la cadena más ‘gayfriendly’, pero ya no sabemos si lo hace por ser la que más homosexuales contrata, porque lo que es respetarlos, no los respeta.

Es ya vergonzoso perseguir a los famosos esperando un paso en falso, pero lo es mucho más si se considera que ser homosexual es una mancha de este tipo. Lo que parece es que los toreros no salen del armario por no aguantar a Jorge Javier Vázquez