¿El tamaño de veras importa? ¡Pues no! Esto te interesa

0

Dicen que el tamaño no importa. Y es verdad. Según el British Journal of Urology, un pene es considerado pequeño cuando mide menos de 9.16 centímetros en descanso. Sin embargo, no crean que el tamaño de la mayoría rebasa por cantidades industriales este número.

En un estudio hecho por David Veale en el que involucró a más de 15 mil hombres, llamado “¿Soy normal?”, reveló que en promedio, sin importar el origen racial, el pene mide 9.31 cuando está flácido y 13.12 centímetros, cuando está erecto.

O sea, hay una diferencia de 0.15 centímetros entre cada uno. Sí, así de poquito. La cosa es que la industria del porno nos ha metido la idea de que tener un pene del tamaño de Nacho Vidal es la única forma en la que los chamacones satisfarán a sus parejas. Y, oh, craso error.

Chiquito, pero picoso

Esta cultura del pene tamaño quítate, que ahí te voy ha generado un síndrome llamado “del pene pequeño”, que causa ansiedad entre los hombres. Su desempeño sexual se reduce, se sienten inseguros, les da pena e incluso, prefieren suspender sus placeres nocturnos. (¡Oops!).

Pero no hay por qué temer. Como les platicamos en este artículo, existen diferentes maneras de hacerlo más grande, ya sea a través de un cirugía, o bien, con juguetes sexuales. Aunque no son las únicas maneras. Existen posiciones que los ayudarán a alcanzar más profundidad y a sacarle provecho a lo que la vida les dio.

Comenzamos:

Perrito clásico

En esta posición (que seguramente conocen a la perfección), su pareja deberá colocar sus antebrazos y rodillas sobre la cama (o el suelo). El chiste es que arquee un poco su espalda y levante un poco el trasero para que puedas penetrarlo por detrás y alcanzar profundidades inimaginables. (verán la diferencia).

Vaquero al revés

Tu pareja deberá colocarse encima de ti, viendo hacia tus pies. El trabajo es de quien se encuentre arriba, pues tendrá que hacer movimientos pélvicos hacia adelante y hacia atrás.

Entrelazados

Debes permanecer acostado. Tu pareja deberá acomodarse encima de ti, boca abajo. Al estar abajo podrás hacer manualidades con ella/él, lo cual permitirá que lo disfrute en grande.

¡Aúpa!

Pídele a tu pareja que se recueste sobre una mesa o sobre el desayunador. Lo importante aquí es que quede a una buena altura para que puedas levantarlo y penetrarlo con mucho más profundidad.

¿Qué pasa si me siento inseguro con mi miembro?

No tienes por qué sentirte así, ya que todo es cuestión de perspectiva. No creas que por tener un pene enorme le darás más satisfacciones a quien te roba el sueño. Muchas personas prefieren que sus parejas tengan un pene de dimensiones más discretitas, pues de otra forma sienten que los lastiman.

El secreto está en hablar sobre ello y encontrar formas que los satisfagan a los dos. El sexo oral puede ser una excelente manera para comenzar.

Y no hay que olvidar que todo depende del ángulo de penetración. Esto influirá significativamente en la calidad de la relación sexual. No está de más recordarles que no todo se basa en el mete y saca. El juego previo es indispensable: los besos, las caricias, los masajes. Todo suma para que ambos terminen con una gran sonrisa en sus caras.