Hombres Gay comparten sus experiencias al salir con heteros

No es un secreto que algunos hombres gay salgan con bugas curiosos que desean pasar una noche increíble o hasta tener sexo, pero no siempre las cosas pueden salir como se planean. Es por eso que la revista British GC decidió juntar algunas personas de la comunidad para contar sus experiencias al salir con heteros.

Primero está la historia de Robin, que tachó su cita como abrumadora:

“Solía visitarlo con cervezas y curry, y lo escuchaba hablar, nos acariciaban y, por lo general, teníamos sexo. En poco tiempo, esto pasaba al menos tres noches por semana. … El primer año fue casi estrictamente una cosa de sexo. Todo el tiempo, sin embargo, no se sentía cómodo sosteniéndome de las manos o besándome fuera del apartamento. … Él tenía absolutamente el 100% del control sobre cosas; El código de conducta que se nos impuso venía de él, no de mí. Siempre decía que no era gay, pero tampoco creía en la bisexualidad, y lo dijo muchas veces a lo largo de los años”.

Esta es la historia de Simon, quien salió con un hetero a los 17 años:

“La relación era puramente sexual para él, principalmente recibiendo solo sexo oral, pero debido a que él fue la primera persona que había demostrado siempre un interés en mí, me enamoré. Fue un momento difícil. Siempre me decía que no era como yo, y que no podía serlo, porque “tenía todo su futuro por delante”. La idea de que mi futuro era irrelevante y que admitir que estaba conmigo arruinaría el suyo me hizo sentir inútil y terminé luchando contra la depresión durante años. Los hombres gay no son juguetes para practicar”.

Esta última historia es la de James, quien deja claro no fue una experiencia muy agradable:

“Es abrumador durante la relación y después. Estar con alguien que no quiere aceptar incluso la posibilidad de que es bisexual sin duda es difícil en una relación, especialmente si los dos están felices en el momento de tener sexo. Cuando pasábamos tiempo juntos, generalmente dentro del apartamento, todo estaba perfecto. Pero afuera, él no estaba cómodo de ir a los espacios LGBT y tampoco podía haber ningún tipo de contacto; Incluso una vez él fue visto por un grupo de amigas cuando estábamos en un bar, y no me presentó; Ni siquiera pensaba que era adecuado presentarme a sus amigos”.