Portal para gays y lesbianas que ofrece información de la actualidad gay

Señales que delatan a una persona ninfómana

La ninfomanía, según el psicólogo y sexólogo Ezequiel López Peralta, es una forma de adicción sexual que puede presentarse tanto en hombres como en mujeres. La principal característica de las personas ninfómanas, es que tienen un impulso sexual descontrolado, así que necesitan tener contacto sexual de manera casi permanente, aún con personas desconocidas.

Eso no significa que todo el tiempo están teniendo relaciones sexuales. Las personas ninfómanas también canalizan su adicción sexual mediante la pornografía o la masturbación, y aunque pueden experimentar orgasmos con cada uno de sus estímulos, jamás se sienten satisfechas.

 

 

“Una mujer puede tener mucho deseo sexual y controlarlo: elegir con quién lo hace, dónde lo hace, cuándo lo hace, escoger las situaciones más apropiadas. La ninfómana no puede tomar esas decisiones, simplemente tiene el impulso sexual y lo sigue, no lo puede manejar”, declaró el especialista López Peralta para Vanguardia.

La ninfomanía se declara patología cuando el sexo domina todos los pensamientos de una persona, y además afecta otras áreas de su vida, como el trabajo o la familia. Las personas ninfómanas dejan de hacer sus actividades normales para atender a sus potentes deseos sexuales. Y aunque todo se relaciona al sexo, los ninfómanos también experimentan sentimientos de culpa.

 

¿A qué se debe que una persona sea ninfómana?

 

 

Al contrario de lo que muchos podrían creer, la ninfomanía no proviene de desórdenes psicológicos únicamente; también influyen causas neurológicas como anomalías en el ritmo cerebral. Aunque a nivel psicológico sí influyen aspectos como el trato que recibieron los pacientes ninfómanos en la infancia por parte de sus padres.

Las personas ninfómanas no son detectables tan fácilmente, sin embargo cuando se tiene interacción con ellas se pueden apreciar sus carencias afectivas. Estas son algunas de sus características más comunes:

 

1. Deseo sexual insaciable e intenso

El psicólogo clínico César Menéndez explica que esta es una anomalía muy extraña, pues la mujer no experimenta el orgasmo completamente, así que permanece en ella el sentimiento insaciable.

2. Sexo en todo momento

Las personas ninfómanas relacionan todas las situaciones con sexo de una manera anormal.

3. Obsesión con la pornografía

Los expertos dicen que para los ninfómanos, la pornografía es una salida legal para comportamientos o deseos sexuales ilegales que aumenten su placer.

4. Libido anormal

Sorprendentemente se ha demostrado que la fase maniaca del trastorno bipolar, o el uso de algunos medicamentos aumentan considerablemente la líbido. Así lo declaró Robert Weiss, director del Sexual Recovery Institute en Los Ángeles, California.

5. Manía por la masturbación

La masturbación en sí no es señal de ninfomanía, sin embargo cuando esta actividad interfiere en la rutina diaria de las personas se habla de una manía que incluso podría representar una disfunción sexual.

6. Sexo como escape

Las personas ninfómanas escapan momentáneamente de sus problemas teniendo sexo. Los expertos aconsejan que quienes sospechen de ser ninfómanos se pregunten si pueden controlar sus impulsos sexuales, y si su comportamiento sexual hiere sus relaciones personales o afectan en su trabajo.

 

Te puede interesar:

¿Qué es la hipersexualidad?