Morir de Glamour, de Boris Izaguirre

Título: Morir de Glamour
Autor: Boris Izaguirre
Editorial: Espasa Calpe
Páginas: 496
Precio: 1.950 pesetas

Desde hace unos veinte años la palabra glamour se ha convertido en un término utilizado con demasiada frecuencia. Todo lo que brille un poco, supere cómodamente la norma, sin violencia ni sangrantes descubrimientos, es considerado glamouroso. Un mosaico de personajes variopintos ha llegado a formar parte de lo que denominamos la jet set, cada vez más ligera en cuanto a sus restricciones y más complaciente ante el efecto de la fama. Pero esta organización de poderosos se ha quedado estancada, convirtiendo al glamour en esclavo del márketing, del supuesto estilo y de la sofisticación.

Y es que al glamour no se le puede anquilosar, ni limitar, porque va más allá de sí mismo. El glamour es flexible y caprichoso, se inventa y cambia con los tiempos y con las necesidades que impone la supervivencia. El glamour no se queda con nada y se queda con todo. Es disfrutar, sufrir, agonizar en la resaca y triunfar en la salud.

Con una prosa magnífica, divertida y rigurosa, Boris Izaguirre rompe una lanza en favor de la actitud transgresora y libertaria del verdadero glamour. Morir de glamour no sólo es una crónica desternillante e inteligente de la España de los últimos años, sino es un canto a la vida, al sentido de lo divertido y al deseo de transformarse. Morir de glamour, en el fondo, no es más que vivir por el glamour, por no anquilosarnos y, sobre todo, por movernos antes de que nos muevan