Portal para gays y lesbianas que ofrece información de la actualidad gay

¡Lo mejor que puedes hacer en San Francisco! Paraíso para el turismo gay

Un destino que mezcla tradición y modernidad. ¡Conoce sus atractivos!

San Francisco tiene muchas etiquetas, desde la ciudad más bonita hasta ser descrita como la ciudad más europea de América, pero todos concuerdan en algo: San Francisco es única y es un paraíso para el turismo gay.

Las razones para serlo están en su mezcla de tradición y modernidad, desde rascacielos en el horizonte a las casas Victorianas, así como su extraña morfología, dado que se asienta entre 20 colinas. ¿Quieres saber más? ¡Sigue la lista de los mejores “valores” de San Francisco!

Una vuelta en el teleférico. Es el icono de la ciudad y se merece un museo entero (Cable Car Museum). El tranvía de San Francisco es una de las atracciones más populares. Los ciudadanos se suben a estas cabinas para ahorrarse las empinadas cuestas de la ciudad.

Puente Golden Gate. Lo empezaron en Enero de 1933 y era en el momento el mayor Puente en suspensión del mundo. Sus torres tienen más de 200 metros de alto y 2.5 km de largo. Puedes cruzarlo en bici, en coche o andando.. ¡aunque es todo un tour!

Isla de Alcatraz. Está situada frente a la parte Norte de la ciudad. La isla se hizo famosa por tener la cárcel federal más segura de los EEUU pero ahora es un destino turístico. Puedes llegar en ferry y tomar un tour dentro de la cárcel, la cuál tuvo a Gangsters de la talla de Al Capone.

Mission District. Este área no es tan común en guías turísticas. Es un distrito único, lleno de restaurantes locales y bares. Representa la otra cara de la ciudad Californiana, no te la puedes perder al menos si eres uno de los que le gusta la diversidad.

El embarcadero de los pescadores (Fisherman´s Wharf). Probablemente es una de las áreas más turísticas de la ciudad y por ello una de las más populares. Perfecto para aquéllos buscando regalos, restaurantes de marisco, y también par a ver atracciones como el Acuario de la Bahía, Ghirardelli Square, Pier 39 y Embarcadero, dónde cada sábado puedes encontrar un mercado local.

Plaza de la Unión (Union Square). Situado en el corazón del distrito financiero, es una base ideal para explorar la ciudad de San Francisco y para los amantes de ir de tiendas, con tiendas de la talla de Macy’s y muchas otras como Armani, Dior e incluso la central de Levi’s.

Valles de Sonoma y Napa. ¿Te apasiona la naturaleza y el vino? ¡Entonces tienes que venir! Justo al salir de la ciudad puedes pasear por sus viñedos y valles en los que el famoso vino Californiano se elabora. Todos los viticultores te ofrecerán un tour del vino en estas verdes montañas. Es como salir al campo al lado de la ciudad.

La torre Coit (Coit Tower). Este lugar te deja sin aliento cuando miras a la bahía. La torre está en la playa Norte, una de las zonas más elegantes de San Francisco. Desde aquí puedes ir a Little Italy, Chinatown y Japan Town y dirigirte a Lombard Street, la calle más encurvada del mundo.

Haight-Ashbury. Las raíces del movimiento Hippie están en este distrito. Incluso hoy pueden verse los muros pintados con arco iris, tiendas vintage y bonitos bares en los que posiblemente encuentres todavía hippies. El parque del Golden Gate, uno de los más bellos y grandes de EEUU está también aquí.

Museos. Finalmente, para los gays amantes del arte no pueden perderse algunos museos en San Francisco como el MOMA (Museum of Modern Art) y el Museo de Arte Asiático, considerado como el más grande fuera de Asia.

El Castro. Situado en el denominado Valle de Eureka, al distrito Castro se llega desde el centro Downtown de San Francisco subiendo por la calle Market, en dirección a la colina donde está el mirador de Twin Peaks. Al pie de esta colina, este distrito es claramente reconocible por la profusión de banderas multicolores representativas de la comunidad gay y homosexual.

En concreto, la zona más famosa el distrito Castro se encuentra entorno a la zona comercial de la calle Castro, entre la calle Market y la calle 19. El distrito Castro nos muestra grandes avenidas con casas bajas de estilo claramente europeo.

Ahora que tienes toda esta información, que sabes lo que puedes encontrarte, solo tienes que plantarte allí en persona y vivirlo por ti mismo. ¡Seguro te encantará!