Los tratamientos más crueles que se han usado para curar la homosexualidad

Aunque hoy en día muchos países están adaptando sus leyes para reconocer los derechos de la comunidad LGTB+, aún existen países como Rusia y Brasil en los que se siguen permitiendo las terapias de conversión sexual.

Es sorprendente saber, por ejemplo, que hace apenas 25 años la Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades sexuales, pues antes era normal que las personas se sometieran a crueles terapias para ser heterosexuales, y así apegarse a lo que la sociedad determina como “normal”.

Te puede interesar: Rusia y Brasil tienen “la cura” de la homosexualidad

Estas son algunas de las terapias más crueles de conversión sexual que se han implementado a lo largo de la historia:

 

Suministro de hormonas

No es un secreto que durante el mandato de Hitler se realizaron un sinfín de experimentos en contra de la voluntad de las personas, pero uno de los más crueles fue sin duda al que sometían las personas homosexuales, a quienes se les implantaban hormonas sintéticas para “invertir” sus preferencias sexuales.

A las personas homosexuales se les hacía una escisión en el ano y en la parte inferior del abdomen. Por ahí les introducían las cápsulas que los “curarían” de la homosexualidad.

 

Violación

Otro de los experimentos que se realizaron durante la Segunda Guerra Mundial para curar la homosexualidad de las personas fue la violación con estacas afiladas que eran introducidas a través del ano, con el objetivo de que las víctimas “regresaran al camino”.

Forzar a las personas a tener relaciones sexuales era uno de los métodos más comunes para erradicar la homosexualidad durante aquella época. A las mujeres se les ofrecían jugosas recompensas en caso de que lograran hacer heterosexual a un hombre.

 

Castración

Para terminar de raíz con la homosexualidad, a los hombres se les cortaba el pene y los testículos. Sólo de esa manera se aseguraban de que los hombres ya no sintieran atracción hacia otros varones, además de que los imposibilitaban para relacionarse sexualmente.

 

Tratamiento Ludovico

¿Recuerdas la famosa escena de la película La Naranja Mecánica de Stanley Kubrick en la que Alex es sometido a ver imágenes de sexo y violencia para regenerarse? El filme ilustra el Tratamiento Ludovico, una terapia de aversión a base de electrochoques que era empleada en las personas homosexuales.

Dos veces por semana durante dos meses las personas homosexuales eran sometidas a ver películas pornográficas. Cuando se proyectaban escenas de amor entre dos mujeres el paciente recibía una descarga eléctrica. Cuando se trataba de una escena de sexo entre personas heterosexuales no sucedía nada. La terapia tenía el objetivo de hacer que los pacientes desarrollaran aversión ante la simple idea de un acto homosexual.

Hipnosis

La hipnosis también fue uno de los métodos más recurridos, especialmente en Rusia donde se sometía a las personas a una sesión de hipnosis para aumentar su sentimiento heterosexual, sin embargo la técnica fracasó.

 

Te puede interesar:

Iglesia ofrece cura para la homosexualidad con dieta extrema