Todo, absolutamente todo lo que debes saber sobre un nipple piercing

Ya sea en uno o dos pezones, si lo estás pensando, entérate primero

Tener un piercing en el pezón es una forma divertida e interesante de arte corporal tanto para hombres y mujeres. Muchas personas lo hacen porque, además de motivos estéticos, un piercing puede incrementar la sensibilidad en el pezón y agrandar los pezones pequeños o planos.

Si estás seguro de hacerte un piercing en tu pezón (o pezones), es muy importante que lo hagas en un salón de perforación limpio y profesional, además, debes comprometerte a un riguroso cuidado posterior y una rutina limpieza. Este artículo te dirá todo lo que necesitas saber sobre tener un nipple piercing.

Cómo hacerte el piercing

Encuentra un salón de perforación de buena reputación en tu área. Escoger un salón de perforación seguro y profesional, es el primer paso y el más importante para hacerte una perforación en el pezón. Los establecimientos de perforación suelen encontrarse en zonas urbanas, pero te encontrarás con ellos incluso en los lugares más remotos. Google, como en la mayoría de cosas, es una buena manera de empezar tu búsqueda de estos salones. La página web debe ser profesional y bien organizada, con mucha información útil.

  • Ellos también deben contar con una galería de imágenes para que puedas ver las fotos de la tienda, junto con las fotos de los piercings de otros clientes.
  • Asegúrate de leer varios comentarios de los clientes para saber si tuvieron una experiencia agradable con el salón de perforación y si regresarían nuevamente o no.

Visita el salón de perforación antes de hacer una cita. Siempre es una buena idea visitar el salón de perforación en persona antes de hacer una cita. De esta manera podrás ver por ti mismo si el lugar es limpio, seguro y profesional. Ellos deben estar dispuestos a mostrarte una licencia de funcionamiento del departamento de salud local, junto con su autoclave (aparato que sirve para esterilizar joyería y otros materiales) y los resultados del examen de esporas (prueba de que el autoclave funciona correctamente).

  • Trata de conocer a alguna persona que trabaja allí, consulta con ellos acerca de tu decisión y échale un vistazo al trabajo que han realizado anteriormente. Es evidente que si no tienen muchas historias de éxito, debes encontrar otro lugar para que te lo hagan.
  • Pregunta si puedes ver a una persona preparar y terminar de hacer un piercing. Asegúrate que la persona encargada de hacerlo lave sus manos antes de ponerse los guantes limpios. Desde ese momento en adelante, él sólo debe tocar sus herramientas y la persona que se hará el piercing.
  • Todas las herramientas y agujas deben estar en paquetes estériles individuales y deben ser abiertas delante de ti. Las agujas deben desecharse en un contenedor etiquetado con la frase “riesgo biológico después de su uso”.
  • Si estás seguro de que el salón es limpio y que la persona encargada de hacer el piercing es un profesional experimentado que sigue los procedimientos adecuados de seguridad e higiene, entonces puedes continuar y hacer tu cita.

Evalúa las ventajas y desventajas de tener un piercing. Antes de continuar con la cita, asegúrate de evaluar las ventajas y desventajas de hacerte un piercing en el pezón por última vez. Piensa si este específico piercing en tu pezón es algo que todavía querrás en los próximos años y si es que afectará tu vida o relaciones de alguna manera. No es una decisión que debas tomar a la ligera.

  • Ventajas: Un piercing en el pezón no sólo luce bien, también puede incrementar la sensibilidad en el pezón, ya que es estimulada constantemente con el piercing. También puede incrementar el tamaño de un pezón pequeño y evitar que se convierta en uno plano. Esto puede ser útil para la lactancia materna, la cual no es perjudicada de ninguna manera por el piercing.
  • Desventajas: Hacerte un piercing en el pezón puede ser algo doloroso y puede tomar hasta un año en cicatrizar por completo. Ellos requieren una rutina de limpieza estricta con el fin de prevenir la infección, por lo que son un gran compromiso. Si el piercing no es cuidado adecuadamente, puede infectarse, lo cual puede ser peligroso, especialmente para las madres en periodo de lactancia.

Decide si quieres hacerte un piercing en los dos pezones al mismo tiempo. Es posible tener uno en cada pezón al mismo tiempo. Esto suele hacerse si la razón de tener un piercing es aumentar el tamaño de tus pezones; sin embargo, muchas personas consideran más fácil el proceso de sanación en ambos pezones simultáneamente.

  • Además, usualmente es un poco más barato perforarte los dos pezones en una sesión, en lugar de hacer dos citas por separado.

Decide si quieres un anillo o un piercing “barbell”. Los dos tipos de piercings para pezones son los anillos y los piercings “barbell” Los anillos son la opción más popular, pero los piercings “barbell” son los mejores para las personas que practican deporte de contacto, ya que son menos propensos a ser arrancados. El tipo que puedes tener también depende del tamaño y forma de tu pezón, así que necesitarás consultar con la persona encargada de hacértelo antes de tomar una decisión final.

  • Te puedes poner un piercing en cualquier dirección, pero los horizontales son los más comunes, seguidos por los verticales. También es posible, en algunos casos, hacerte un piercing varias veces en el mismo pezón, aunque el primero que te hiciste tendrá que cicatrizar por completo antes de ponerte los demás piercings.
  • En cuanto a la joyas, el tipo de piercing más seguro para ponerte en el pezón es acero inoxidable en forma de anillo o acero tipo “barbell” usado en implantes médicos. La joyería contiene grandes cantidades de níquel que no debe ser usado, ya que puede causar infecciones y reacciones alérgicas.

Prepárate para un poco de dolor. El dolor que sentirás al hacerte un piercing en el pezón dependerá de tu umbral del dolor. Algunas personas lo consideran muy doloroso, mientras que otras creen que el algo leve. La mayoría de personas comparan la sensación con ser pinchados o mordidos de una manera fuerte. Además, sentirás tu pezón muy caliente.

  • Afortunadamente, hacerte un piercing en el pezón es muy rápido, y sólo habrá un par de segundos de dolor antes de que la sensación pase.
  • Posteriormente, sentirás tu pezón caliente y sensible al tacto, pero no será doloroso.

Cuidados del nipple piercing

Quita el vendaje y limpia el piercing. Lo más importante que debes hacer mientras el piercing en tu pezón sana, es mantener el área limpia. La primera vez que lo laves debe ser cuatro o cinco horas después de habértelo hecho. Retira el vendaje de tu pezón con cuidado, coloca tu mano en forma de copa debajo del piercing y sumérgelo en agua por tres o cuatro minutos para retirar la sangre reseca.

Esto lo puedes hacer mientras te duchas o tomas un baño, pero si decides quedarte en la bañera por un rato, asegúrate de enjuagar el piercing con agua limpia antes de salir de ella.

Si todavía hay sangre reseca en el pezón o el piercing, usa un hisopo humedecido para retirarla cuidadosamente.

No debes usar ninguna solución de limpieza durante este primer aseo, solamente debes usar agua.

Limpia el piercing una vez al día por las primeras cuatro semanas. Después de la limpieza inicial, necesitarás lavarlo una vez al día usando un suave limpiador antibacteriano. Es mejor hacerlo mientras te tomas una ducha. Primero realiza tu rutina normal de ducha, jabónate y enjuágate, y luego limpia el piercing en tu pezón. Para limpiarte:

  • Remoja el piercing de tu pezón en agua durante unos minutos, luego derrama una o dos gotas del limpiador en tu mano y frota hasta que hagas espuma.
  • Aplica esta espuma al pezón y extiéndelo hasta el piercing girando suavemente el anillo o deslizando el piercing “barbell” hacia atrás y adelante.
  • Deja que la espuma se quede en el pezón por un minuto o dos antes de enjuagarte con agua limpia. Seca tu cuerpo con una toalla como sueles hacerlo, pero usa un pedazo de toalla de papel para secar suavemente tu piercing. Las toallas pueden albergar bacterias y ocasionar una infección en tu piercing.
  • Una vez transcurridas las primeras cuatro semanas, puedes limitar esta rutina de limpieza a una vez cada dos o tres días por los siguientes cuatro meses. Esto es importante, ya que el exceso de limpieza del piercing puede causar la sequedad e irritación del mismo.

Remoja el piercing en una solución salina para estimular la cicatrización. Otra cosa que puedes hacer para incentivar la sanación del piercing es sumergirlo en agua con sal una o dos veces al día. Esto se hace disolviendo media cucharadita de sal de mesa o sal marina en agua hirviendo (aproximadamente la mitad de una taza). Una vez enfriado, puedes verter esta solución en un vaso limpio o uno descartable.

  • Puedes presionar firmemente el contorno del vaso alrededor del pezón, de esta manera el piercing estará sumergido en la solución. Mantente en esa posición por diez o quince minutos, luego enjuágate con agua limpia y sécate con una toalla de papel.
  • En vez de hacer tu propia solución salina, puedes comprar una igual en una farmacia.
  • Puedes repetir este proceso una o dos veces al día durante el tiempo que desees. Mientras más frecuente lo hagas, más rápido cicatrizará la perforación.

Protege tu piercing en la noche. Debes cubrir tu pezón en la noche para que no se enganche con tu ropa o sábanas y sea arrancado al momento de levantarte. Las mujeres pueden proteger su piercing con un sostén para dormir, mientras que los hombres lo pueden proteger con una banda quirúrgica (disponible en la mayoría de farmacias).

  • Los hombres sólo usarán esta banda quirúrgica para cubrir sus piercings en la noche. El resto del tiempo debe estar expuesto al aire, ya que esto acelerará el proceso de cicatrización.
  • Las mujeres deben evitar el uso de sostenes de encaje, ya que el anillo puede engancharse. Los sostenes normales o deportivos son opciones más seguras.

Conoce los productos que debes evitar. Hay ciertos productos que debes evitar usar en el nuevo piercing de tu pezón, ya que irritarán las heridas o impedirán la correcta cicatrización. Dichos productos incluyen:

  • Alcohol o alcohol desnaturalizado: Estos son muy astringentes y demasiado fuertes para frotarse en pezones sensibles.
  • Agua oxigenada o productos de yodo: Estos impiden la formación del tejido cicatricial y prolongan el proceso de sanación.
  • Cremas y geles antibacterianos: No debes usar cremas como neosporin o bacitracina en el piercing de tu pezón, ya que hace que se humedezca y evite que cicatrice rápidamente.
  • También deberás evitar poner en tu pezón productos como protectores solares, aceite de bebé o aceite del árbol de té, ya que pueden causar irritación en tu piel.

No toques o juegues con tu piercing. Es importante que evites tocar o jugar con tu piercing durante el proceso de cicatrización tanto como puedas. Las bacterias de tus manos pueden entrar fácilmente en la herida y causar que el piercing se infecte, que es lo último que quieres. Si es necesario tocarlo, recuerda primero lavar bien tus manos con jabón antibacteriano.

  • Debes evitar girar el anillo de tu piercing por los dos primeros meses, a menos que lo estés limpiando. Girar el anillo empeora la herida causada por el piercing y además retrasa la cicatrización.
  • Debes también ser cuidadoso cuando practiques deportes o durante cualquier actividad física, ya que el anillo puede ser arrancado de tu pezón si te golpeas muy fuerte.
  • Puedes cubrir el piercing con una venda o banda quirúrgica para protegerlo durante cualquier actividad física, pero debes quitarla de inmediato apenas hayas terminado. Luego, deberás lavar el piercing cuidadosamente.
  • No quites el anillo o el “barbell” de tu piercing hasta que haya cicatrizado por completo. En especial, debes evitar reemplazar el anillo de tu piercing con aretes, ya que pueden dañar la herida y causar una reacción alérgica.

Aprende a lidiar con las infecciones. Nueve de cada diez veces las infecciones son resultado de una mala higiene o prácticas de limpieza negligentes, pero esto es fácil de evitar si eres aplicado con el cuidado de tu piercing. Sin embargo, si empiezas a notar síntomas como dolor en el pezón, enrojecimiento e hinchazón o una secreción de sangre o pus, lo más probable es que tu piercing se haya infectado.

Puedes curar la mayoría de infecciones pequeñas dentro de las veinticuatro horas limpiando cuidadosamente con productos antibacterianos y lavándolo con abundante agua. Si tienes alguna pregunta, llama o visita a tu piercier.

  • Si la infección no se cura dentro de las veinticuatro horas, es importante consultar con un médico lo más pronto posible. Ellos pueden recetarte antibióticos que curarán las infecciones de forma efectiva.
  • Nunca te quites el piercing cuando estés lidiando con una infección (aunque algunos médicos te digan que lo hagas) ya que esto puede causar que la infección en tu pezón empeore y se convierta en un absceso.
  • Si tienes fiebre y escalofríos como resultado de la infección, necesitas ver a tu médico de inmediato. Puedes desarrollar una condición conocida como el “síndrome del shock tóxico”, la cual es extremadamente grave y puede provocar la muerte si no es tratada a tiempo.

Espera entre seis y diez semanas para que cicatrice. Los piercings en tu pezón usualmente toman entre seis y diez semanas en sanar, si es que son cuidadas debidamente y no hay complicaciones. Tu pezón (o pezones) estará sensible los primeros días, pero esta sensibilidad disminuirá con el paso del tiempo.

  • Ten en cuenta que aunque la cicatrización inicial debe tomar menos de tres meses, puede tardar más de un año para que sane completamente y se formen cicatrices.

Ahora sí, ¡disfruta tu nipple piercing!