Las cartas de amor entre dos soldados de la Segunda Guerra Mundial

Gilbert Bradley fue un soldado de la Segunda Guerra Mundial, quien recientemente falleció llevándose un secreto a la tumba pero que gracias a unas cartas de amor que descubrieron en su habitación encontraron que hallaba muy enamorado de alguien más.

Las cartas de amor fueron vendidas a Mark Hignett, miembro del Museo de Oswestry donde se dedicó a investigar a detalle cada uno de los versos que escribió el soldado y se llevó una gran sorpresa al darse cuenta de que las cartas no iban dirigidas a una mujer, sino a un joven llamado Gordon Bowsher.

En las miles de cartas de amor encontradas se pueden leer frases de un romance gay que estaba destinado a ser todo un escándalo.

“Mi querido chico… No hay nada que desee más en la vida sino tenerte conmigo constantemente”

“El resto del mundo no tiene idea de lo que es nuestro amor – no saben que es amor”

“Imaginemos el momento en que la guerra ha terminado y estamos viviendo juntos”

De acuerdo con Peter Roscoe, activista de la comunidad LGBTI las cartas halladas son importantes para la historia pues deja claro que la homosexualidad ha existido en toda la historia incluso en los momentos más difíciles como la guerra.

“¿No sería maravilloso si todas nuestras cartas pudieran ser publicadas en el futuro en un tiempo más iluminado?”, en esta frase se puede leer como la situación entre estos soldados gays era complicada.