Corazón de bombón

Dirección: Álvaro Sáenz de Heredia; Intérpretes: Javier Martín, Valeria Marini, Neus Asensi, Ágata Lys y Luis García Berlanga; Guión: Marga Mareo; Música: Mario Benito; Duración: 90 minutos; España, 2000

Luis, un guaperas con éxito que quiere ser escritor, tiene como amante a una cuarentona para que le abra las puertas de las editoriales.

Las circunstancias le obligan una noche a disfrazarse de mujer para no ser descubierto por el marido. De esa guisa, el protagonista tropieza con un bombón de mujer que está a punto de suicidarse. Ambas se harán amigas…

Ir a ver una película de Álvaro Sáenz de Heredia provoca, con todos mis respetos, cierto escepticismo cinematográfico. Sus antecedentes rozan el patetismo, a pesar de tratarse de productos para público infantil. Un solo título es suficiente para poner en antecedentes: Aquí llega Condemor, si bien Aquí huele a muerto y El Robobo de la Jojoya, con el dúo Martes y Trece fueron records de taquilla.

Corazón de Bombón se aleja un poco del target del absurdo, aunque adolece de ritmo y calidad interpretativa. No hablamos de Javier Martín, quien, en mi opinión, sale airoso del embarazoso compromiso. Tampoco de Neus Asensi, que asiste como puede la historia o incluso Ágata Lys, con un papel típico, tópico y sin provecho. Hablamos de Valeria Marini. La explosiva mujer de la Bámbola de Bigas Luna se queda en su ensayado acento italiano mientras sobreactúa con suspiritos de hembra incomprendida.

La película alcanza, sin embargo, sus expectativas. ¿Por qué? Porque cuando un título de esta particularidad aparece en cartel, los listones desaparecen. Para muchos, unos golpes de humor simpático será suficiente. Tampoco da para más.

Y qué decir de la presencia de Luis García Berlanga. Da un toque singular al desastrado guión, aunque no esperen una gran escena porque la aparición es breve y, además no actúa. Sólo hace de él mismo

Comments (0)
Add Comment