Adela

Director: Eduardo Mignogna; Intérpretes: Eulàlia Ramon, Grégorie Colin, Mario Gas, Martin Lamotte, Isabel Vera, Pep Cruz; Guión: Eduardo Mignogna; Música: Jean-Marie Sénia; España-Argentina, 2000

1945. Timar, un francés trotamundos, llega a San Jacinto, una ciudad boliviana, para encargarse de una empresa perteneciente a un tío suyo que se dedica a la exportación e importación.

La variedad étnica y racial existente hace de San Jacinto una ciudad conflictiva y complicada para desarrollar la vida diaria.

Timar se instala en el Hotel Central, allí conocerá a Adèle, la mujer del propietario, dueña de casi todas las almas de San Jacinto y que se adueñará también de Timar porque él es el único que puede ofrecerle su mayor sueño, salir de San Jacinto.

En su esencia, desnuda las facetas más dañinas, innobles y deshonestas que el ser humano es capaz de desarrollar para conseguir lo ansiado, en contraposición con la pérdida de valores que provocan las diferentes ramificaciones del amor.

Mignogna consigue plasmar todas estas sensaciones en un film que tenía como principal objetivo ser más un thriller que un drama y que ha conseguido todo lo contrario, ser un drama con pequeñísimos toques de thriller.

No esperen enfrentarse a un filme siquiera parecido a ?El faro del sur?, la última creación de Mignogna, porque no encontrarán en ésta las genialidades a las que nos tiene acostumbrados el director argentino que, intentando abarcar dos géneros, se ha quedado a medio camino en lo que es su destreza, el drama.

Una ambientación muy buena, la soberbia interpretación de Eulalia Ramón y una buena construcción de los personajes. Un conjunto que transmite lo peor de nosotros mismos a través de personajes inmorales, rencores mostrados en forma de movilizaciones obreras y el hastiado y devastador entorno en el que se dan cita todos los acontecimientos.

Lo mejor: La interpretación de Eulalia Ramón
Lo peor: El vacío de sensaciones

Comments (0)
Add Comment