Redada en sauna gay de Indonesia resulta en 58 detenidos

En una redada realizada en la madrugada del pasado sábado,  la policía de Yakarta detuvo a 58 personas en una sauna gay, entre los que se encuentran 6 turistas extranjeros de los que cuatro son de origen chino, un tailandés y un holandés.

La homosexulidad no es ilegal en Indonesia, a excepción de la provincia de Aceh, en la que se aplica la ley islámica, pero las autoridades recurren a ‘Ley Antipornografía’ para hacer este tipo de redadas.

Seis de los detenidos, cuatro hombres y dos mujeres que trabajan en la sauna, se enfrentan a penas de 6 años de cárcel en base a esa ´ley, la cual prohíbe las fiestas sexuales, el uso de la pornografía y los ‘actos sexuales desviados’ entre los que se incluyen el sexo oral, el sexo anal y las relaciones entre personas del mismo sexo. No se han precisado los cargos que podrían presentar contra las otras 52 personas arrestadas, la mayoría de las cuales ya han sido puestas en libertad.

Esta sería la quinta redada contra el colectivo LGBT en espacios privados en este año. El 28 de marzo, vigilantes no identificados entraron a la fuerza en un apartamento en la provincia de Aceh y llevaron a dos hombres de veinte años a la policía por presuntamente tener relaciones homosexuales, siendo posteriormente condenados a 58 bastonazos. El 30 de abril, la policía irrumpió en una reunión privada de hombres homosexuales y bisexuales en Surabaya, arrestando a 14 de ellos para someterlos a pruebas de VIH sin su consentimiento. El 21 de mayo, la policía realizó una redada en el Atlantis Spa de Yakarta, deteniendo a 141 personas y acusando a 10 de ellas por celebrar una supuesta fiesta sexual. El 8 de junio, la policía de Medan arrestó a cinco mujeres ‘sospechosas de ser lesbianas’, ordenando a sus familiares que supervisaran su conducta. Y el 2 de septiembre, la policía de la provincia de Java Occidental entró en una casa privada en la que se encontraba una docena de mujeres a las que expulsaron de la aldea por ser sospechosas de ser lesbianas.

Esto es parte de la actual campaña anti-LGBT en Indonesia que ha estado ocurriendo desde enero del año pasado (…). Human Rights Watch exige que la policía los libere y no levante cargos contra ellos‘, declara Andreas Harsono, miembro de Human Rights Watch en Indonesia, asegurando que el aumento de la discriminación hacia las personas homosexuales, bisexuales y transexuales en Indonesia se relaciona al surgimiento de un pensamiento islamista ultra conservador, cuya meta es conseguir un proyecto de ley que prohíba la presencia del colectivo LGBT en cualquier formato destinado a la televisión.