Netflix no renovará contrato a Kevin Spacey en ‘House of Cards’ tras su escándalo sexual

Tras el escándalo sexual en el que se encuentra involucrado Kevin Spacey, Netflix ha anunciado hace unas horas el final de House of Cards, una de sus series más exitosas. La ficción, protagonizada por Kevin Spacey, terminará después de su sexta temporada, según ha confirmado la empresa de streaming al portal estadounidense BuzzFeed News. Aunque la compañía no ha especificado los motivos que la han llevado a tomar esta decisión, parece demasiada casualidad que la noticia llegue sólo un día después de que el actor estadounidense Anthony Rapp, de 46 años, acusara a Spacey de agredirlo sexualmente en 1986, cuando él tenía sólo 14 años y Spacey, 26.

Según fuentes de Netflix, el fin de House of Cards se decidió hace meses y la cancelación de la serie no tiene que ver con el escándalo que rodea al actor. Sin embargo, en una declaración conjunta con Media Rights Capital, la principal productora de la ficción, la empresa de streaming ha reconocido que ve con preocupación las acusaciones de Rapp. ‘Estamos profundamente preocupados por las noticias de anoche sobre Kevin Spacey‘, han escrito ambas compañías. ‘En respuesta a las revelaciones, los ejecutivos de ambas empresas llegaron a Baltimore esta tarde para reunirse con nuestro elenco para asegurarse de que continúan sintiéndose apoyados. Como se programó anteriormente, Kevin Spacey no está trabajando en el set en este momento‘, añadieron.

Además de esto, Netflix se encuentra en la primera fase de la preparación de un potencial spin-off que tendría lugar en el mismo universo político de conspiraciones y traiciones del matrimonio de Frank y Claire Underwood, los personajes que interpretan Kevin Spacey y Robin Wright, respectivamente. Para el proyecto de una serie derivada se barajan varias ideas, entre las que destaca una que giraría en torno al asesor político Doug Stamper, interpretado magistralmente por Michael Kelly.

Cabe recordar que tras las incriminaciones hechas contra él, Spacey ha reconocido públicamente que es homosexual y ha dicho que no recuerda haberse comportado de forma inapropiada con Rapp, pero que, si fue así, le debe ‘la más sincera disculpa‘.