Estadísticas demuestran que las lesbianas se divorcian más que los hombres gays

Según cifras oficiales de la Oficina de Estadística Nacional de los Estados Unidos (ONS), sólo 112 parejas homosexuales se divorciaron el año pasado, contrastando enormemente con los más de 100 mil matrimonios heterosexuales que fracasaron. Sin embargo, cabe resaltar que de esos 112 divorcios homosexuales, más de tres cuartas partes de la cifra eran parejas femeninas, lo cual significa que las lesbianas tienden a divorciarse hasta 5 veces más que los homosexuales.

Aunque las parejas masculinas tienen mayor éxito en el matrimonio, se pudo observar una alta en los índices de divorcio, pues aumentó de 22 durante 2015 a 112 en 2016.

Recordemos que el matrimonio igualitario era sólo legal en el Reino Unido durante el 2014, mientras que en algunas partes del mundo la comunidad LGBT+ sigue sin poder gozar de este derecho. Por esta razón, sólo se han podido incluir los números de las estadísticas a partir de estos últimos años, y las cifras no han sido muy esperanzadoras para los matrimonios entre lesbianas.

Según la reciente estadística, la edad promedio de divorcio entre parejas homosexuales es de 40 entre los hombres y 38 entre las mujeres, y mientras los hombres que se divorciaron duraron casados un promedio de 4.5 años (gracias a que varias parejas ya estaban unidas en ‘sociedad’ antes de poder cambiar su estatus a ‘matrimonio’) el promedio de duración de un matrimonio lésbico fue de 2.2 años.

La razón por las que las lesbianas se divorcian más no son muy específicas, pues los motivos legales que argumentaron en su mayoría fue el clásico ‘diferencias irreconciliables‘, sin embargo quizá pueda influir el constante cambio hormonal que lleva a las mujeres a enfrentarse con conflictos que los hombres ni siquiera se imaginan, cosa que hace que la convivencia entre un matrimonio de lesbianas sea más difícil.

Sean cuales sean las causas de divorcio entre lesbianas, se debe tomar consciencia que el matrimonio es un derecho por el que la comunidad homosexual ha luchado mucho a través de los años, como para transformarlo en la misma institución desechable en la que la ha convertido una gran cantidad de personas heterosexuales.